“¿Cuando se acabarán las dudas sobre la aportación de la cerámica a la historia de la humanidad? ¿Cuando se reconocerá nuestra dilatada historia y el enorme calado de nuestras señas de identidad? Pero resulta que además de historia tenemos un portentoso presente lleno de creatividad, que nos garantiza un futuro prometedor”
Antonio Vivas Zamorano; crítico de arte. Director y editor de la revista “Cerámica”.

Rosa Cortiella: Contaminacions
Coma Taulé, Mercè; coordinadora editorial revista TerrArt
«Rosa Cortiella: Contaminaciones»
En: TerrArt. Barcelona, 2005, número 27

La progresiva evolución del lenguaje artístico de Rosa Cortiella nos sitúa en la fugaz huida del proceso tradicional de creación cerámico, es decir, del trabajo con el torno. En sus inicios estudiando cerámica por las mañanas y escultura por las tardes y, una vez acabada la escuela, cerámica por la mañana y escultura, monta su propio taller y se encuentra delante de una técnica adquirida que le permite acceder al mercado laboral fabricando y vendiendo su propia producción pero sin saber demasiado bien hacia dónde ir. Probando diferentes estrategias que la ayudaran a subsistir, hace su primera exposición en la galería Lola Anglada el año 1992. Pasado un tiempo decide adquirir nuevos conocimientos pero, por encima de todo, adquirir una titulación universitaria que le permita, en un futuro, tener recursos por abrirse camino en el mercado de trabajo, y se matricula en la facultad de Bellas Artes. Esta época le permito distanciarse de la cerámica y verla de lejos, pero no paso por olvidarla sino por alejarse de una tradición histórica vinculada al mundo del objeto utilitario y acercarse al universo de los conceptos, llegando a la conclusión que la cerámica es una de las disciplinas más ricas y más complejas. La cerámica es escultura, pintura, grabado, dibujo… es todo. Aprende a perder prejuicios técnicos y a ganar contenido que apoye a la pieza. Escritos o grafismos en el aire, piezas etéreas, vacías, siempre pensando en el vacío.

En la exposición que nos presenta en el museo del cántaro de Argentona nos propone toda una serie de ideas en esta línea de trabajo. En la obra “Reversibles” utilizando colores acrílicos que refuerzan la idea que nos quiere hacer llegar del interior al exterior; en la instalación “Camuflatge” (“Camuflaje”) es el fondo o es la decoración de la misma pieza; en la obra “Metamorfosi” (“Metamorfosis”) es el vacío o es el lleno; en la obra “Els forats de l’aigua” (“Los agujeros del agua”) evoca diferentes sensaciones que le produce el líquido elemento. Todas las piezas están contaminadas, es decir, nos provocan equívocos, nos desconciertan. Pero como dice M. Antonia Casanovas, no engañan; todas sus obras son producto de las ideas de libertad que caracterizan toda obra de arte.

Muchos ceramistas, sobretodo jóvenes, nos preguntan sobre como subsistir de este trabajo. Rosa nos explica, con toda la humildad que la caracteriza como imparte clases en su propio taller, como produce una línea comercial de producto y como su taller está lleno de ideas que es muy difícil vender, pero que ayudan a colocar la cerámica en el lugar que le corresponde.

Ver Exposición